A mediados de diciembre se lanzaría la licitación para el Puerto Posadas.

Luego de meses de labores técnicas, legales y de infraestructura, la Provincia están en condiciones de convocar a los interesados en operar las instalaciones, desarrollar el depósito fiscal y promover el varadero.

 

POSADAS. Con sigilo y prudencia primero y con contundencia después, los pasos dados hacia la reactivación de los puertos misioneros está cerca de concretarse. Y es que en pocos días más se lanzará la licitación oficial para los interesados en operar uno de ellos, el flamante puerto y depósito fiscal de Posadas más el varadero, futura usina del transporte fluvial de toda la región.

A partir del llamado a licitación se busca la prestación de servicios de operaciones portuarias, movimiento, almacenaje de cargas y atención de los buques, artefactos navales y eventualmente pasajeros sobre el Puerto de Posadas. De la misma forma, el desarrollo del varadero -a instalarse en el Parque Industrial-, destinado al mantenimiento de embarcaciones y también a la construcción de las mismas.

De un tiempo a esta parte y con el surgimiento del nuevo Ministerio de Industria, Misiones diversificó estratégicamente sus inversiones y apuntaló la idea de reactivar sus puertos para dinamizar el transporte local, aportar valor agregado a la producción misionera hacia el mundo y transformarse en una referencia regional en logística. Con ese fin y bajo las premisas estipuladas por el gobernador Hugo Mario Passalacqua, Industria desandó el proyecto en todos sus aspectos que fueron desde lo técnico, a lo legal y económico. 

Se despertó tanto en el país como a nivel internacional genuino  interés de operadores, tras mostrar un proyecto integral serio que posiciona a la provincia con un combo atractivo de recursos, parque industrial y puertos, “siempre persiguiendo el objetivo de generar más empleo y sobre todo empleo de calidad para los misioneros”, consignó el ministro de Industria, el ingeniero Luis Lichowski.

El último impulso en ese sentido se produjo el mes pasado con la participación de Misiones en la firma de un Acta acuerdo para desarrollar las obras de la hidrovía Paraná-Paraguay como apuesta al desarrollo de esa vía de transporte. Vale también destacar la concreción, en septiembre, de la segunda sesión anual del Consejo Federal Portuario (CFP) en Posadas, una contundente manifestación de apoyo de las provincias con puertos en desarrollo hacia Misiones y su proyecto de transporte fluvial.

Así las cosas se ha llegado a esta instancia en la que resta lanzar la licitación oficial, iniciativa que se daría a mediados de este mes. El proceso quedaría abierto hasta el año que viene, cuando se evaluarán las ofertas y se optará por la más conveniente a los intereses de los misioneros.

Cabe señalar que el Puerto de Posadas fue concebido como un emprendimiento público-privado en el que la Provincia, con la participación de la administración Portuaria de Posadas y Santa Ana (APPSA), aporta la infraestructura y los emprendedores privados participan con la superestructura más la actividad operativa-comercial realizada y explotada a través de tarifas. 

Se pretende que el Puerto de Posadas desarrolle no sólo actividades portuarias sino una extensa gama de servicios logísticos, complementándose con el Parque Industrial de Posadas, ambos integrantes de la Plataforma Logística Productiva Posadas. El depósito fiscal Posadas, en tanto, se considera parte del Puerto de Posadas, por lo que será adjudicado en conjunto.

Finalmente, el varadero fue pensado entendiendo que existirá una necesidad creciente de barcazas frente a una cantidad reducida de astilleros para ofertar construcción, de lo que se puede deducir que existe un amplio espacio de mercado para nuevos astilleros de construcción y reparación. Además se detectó la necesidad de contar con un varadero para mantenimiento de embarcaciones que transitan el Alto Paraná: areneros, barcazas, remolcadores, entre otras.  Se considera que la instalación de un varadero permitirá en primera instancia atender la demanda de mantenimiento y reparaciones.

Desde la manifestación del proyecto, diversos actores políticos y económicos ligados a la actividad portuaria llegaron hasta la Provincia para explicar los infinitos beneficios de contar con una plataforma portuaria como la que diseñó Misiones. En ese sentido vale recordar las palabras de Gustavo Deleersnyder, director de Transporte Fluvial y Marítimo de la Nación. El especialista explicó que “cuando los interesados en llevar sus productos hacia otras latitudes advierten que la logística y los operadores están en condiciones de hacerlo no pasa mucho tiempo para que se produzca una sinergia y todos los sectores productivos de las zonas en las que se instalan los puertos comienzan a crecer”.

También las de Jorge Metz, subsecretario de Puertos y Vías Navegables de la Nación. “La vinculación de los puertos de Misiones con sus principales áreas de producción solo puede acarrear beneficios. Vemos a Misiones como parte de la cadena de oportunidades que necesita el productor para posicionar el resultado de su trabajo en los mercados de consumo del mundo”, celebró Metz durante su estancia en Posadas para la sesión anual del Consejo Federal Portuario (CFP).

La diversidad productiva de la región, la ubicación geográfica, la puesta en marcha del Puerto Posadas primero y el de Santa Ana después, más la alianza de lo público para controlar, dirigir y desarrollar, y lo privado para vender e invertir, potenciarán la matriz industrial misionera y generarán puestos de trabajo de calidad, una de las obsesiones del Gobierno provincial.

 

Acta acuerdo para desarrollar las obras de la hidrovía Paraná-Paraguay

El encuentro buscó movilizar las instancias de cooperación de las infraestructuras portuarias y de transporte fluvial, el comercio exterior, el cuidado y protección del ecosistema y el desarrollo turístico. Destacaron además que el acuerdo rubricado por las autoridades también tiene como fin articular acciones comunes para reforzar la infraestructura portuaria, aumentar la conectividad vial como también la complementariedad concerniente al transporte de cabotaje y fluvial del país. 

Se realizaron dos paneles donde se analizó la conectividad y la infraestructura regional por un lado, y en otro panel se expuso sobre la realidad del Sistema de Navegación Troncal Argentino y su complementariedad con los demás puertos del país. 

La hidrovía Paraná-Paraguay es un canal de navegación a través de los ríos que llevan esos nombres que nace en Brasil y desemboca en el puerto de Nueva Palmira, Uruguay. A través de ese corredor fluvial se mueve buena parte de la producción transportada en barcazas que exporta Argentina desde los puertos ubicados en la margen del río Paraná.